viernes, 9 de octubre de 2015

Lomo de cerdo Muerte Súbita (Lomo a la Rober)

Qué noche la de aquel día, donde la comida coreana triunfó ampliamente...

Mis anfitriones tampoco se portaron nada mal: Ana trajo crema de orujo, Silvia trajo hielos (muy necesarios) y Rober... ¡Ay, Rober!, trajo un lote de cervezas que me llenó una balda de la nevera. Grimbergen, Paulaner, Judas, Guinness y Mort Subite de frambuesa.

La verdad que esta última me sorprendió bastante, de hecho me dijo que la tenía por casa no sabía por qué y no se la iba a tomar, así que...


Las cervezas aromatizadas no son mis favoritas, de hecho cuando estuve en Bélgica ni las caté a no ser que estuvieran en un plato elaborado (no se me olvida que prometí una entrada dedicada a las cervezas que me pimplé, a todo esto).

Dicho esto, había que rendirle un homenaje como tocaba, siendo que venía de un señor donde en su casa se escucha black metal y cosas del estilo. Pues carnaza se me antojaba lo más sencillo, ya habiéndolo probado con el conejo, no debía de quedar mal con un lomo de cerdo.

Es una carne de las fáciles, ya que no es especialmente sabrosa ni tiene grasa que moleste, así que la cerveza de frambuesa le iba a animar ampliamente.

Lo bueno de esta receta es que con un lomo de cerdo, barato como pocos, puedes dar de comer a cuatro personas quedando como un señor. Si sois pocos en casa, no te preocupes, con dejar la carne un poco menos hecha para que te aguante los recalentados sin secarse bastará.

Ah, la salsa no la he engordado ni espesado con nada, pero si lo crees necesario con un poco de fécula de maíz quedará solucionado.


Para 4 personas, necesitas:
- 750g de lomo de cerdo
- 1 tercio de Mort Subite de frambuesa
- 1 cebolla
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- Sal, pimienta y romero

En el aceite indicado, marca la carne previamente masajeada con sal, pimienta y romero. Hazlo en una olla amplia que te permita manipular bien la pieza y realizar la cocción posterior, a fuego fuerte para que se selle bien ya que hemos puesto la sal al principio y se puede escapar el agua.

Saca la carne una vez bien sellada y con color y sofríe la cebolla, cortada en tiras. Hazlo a fuego medio/lento para que caramelice. Una vez llegue a ese punto, devuelve la carne a la olla y riega con la cerveza de frambuesa.

Deja que evapore el alcohol y luego cocina a fuego medio una media hora (dependerá del tamaño de la carne), dando la vuelta de vez en cuando para que el jugo la impregne por igual, y siempre tapada.

Estará cocinada cuando al pincharla no salga casi líquido, yo prefiero dejarla así por miedo a que se me seque y para que en futuros recalentados no sufra. Sácala y deja que temple un poco antes de fileterarla, no sea que te quemes.

La salsa consiste en pasar por la batidora de mano el resultante de la cebolla y la cerveza cocinadas, ajustando de sal si es necesario. Además uso un colador para dejarla más fina,

Y sólo queda servir la carne fileteada acompañada por la salsa y un buen plato de verdura, no todo va a ser pecar ;)

No hay comentarios :

Publicar un comentario