viernes, 10 de julio de 2015

Otro taboulé más pa' la blogosfera

Me da a mí que cualquier blog de recetas más tarde o más temprano termina cayendo en las típicas-tópicas-recetas, de tal modo que cada uno, para salvarse de la quema, lo hace a su modo. Yastá, qué original.


Una de ellas es el taboulé, una ensalada con sémola de trigo de grano gordete (también conocido como cuscús) que soluciona muchas comidas en verano. Primero, porque el trabajo sobre los fogones tiende a cero; segundo, porque lleva ingredientes de temporada con mucha agua en su composición (pepino, tomate) y eso hace que apetezca aún más; tercero, HIERBABUENA.

Sin duda, para mí la hierbabuena es lo que hace que el taboulé me enganche y no me suelte. Es como si le diera frigorías al plato, con ese puntito mentolado y ligeramente dulce. Y luego te preguntas por qué me da tanta rabia no tener un huertecito o un herbario al menos...

Si quería subir esta receta también es por hacer un poco spam acerca de una tienda de repostería y panadería casera que pude visitar en Sevilla, de la mano de Pilar. El cuenco de las fotografías tan flamenco es de Suave Como Bizcocho, que a ratos lo veo más 50's y en otros momentos más sevillano.


¿Todavía no sabes dónde encontrar sémola-cuscús? Pues ya la venden en muchos establecimientos, lo único que te fijes en que sea precocida, para que sólo sea hidratarla con agua caliente y a correr. Unas amigas me aconsejaron hidratarlo con gazpacho, imagino que tardará más por el frío, pero el resultado es espectacular.


Para que 4 personas se queden ahítas, hace falta:
- 250g de cuscús precocido.
- 250ml de agua caliente.
- Un chorrete de aceite de oliva.
- 1 tomate maduro y sabrosón.
- 1 pepino mediano.
- 1 cebolleta pequeña.
- 10-12 aceitunas negras (que alguna termina cayendo al buche).
- El zumo de medio limón.
- Unas hojas de hierbabuena fresca (8-10 hojas).
- Sal.

Empieza hidratando el cuscús con agua caliente, cosa que tarda unos 3-5 minutos. Se añade el agua, un poco de sal y un chorrete de aceite; se remueve bien y se deja reposar ese tiempo. Después, con la ayuda de un tenedor, vamos soltando el grano para que no quede apelmazado. Deja enfriar para mezclar con el resto de ingredientes.

Mientras se enfría el cuscús, lava el tomate y pícalo en cubitos muy pequeños. Pela el pepino y la cebolleta y haz lo mismo: cuando más picado quede, más uniforme a la vista y al paladar, y más trocitos de cosas ricas llevarás en cada bocado.

Lava y pica muy fina la hierbabuena y al montón, con el resto.

Con las aceitunas, lo mismo, a picarlas. Yo las corto en cuartos para que se noten un poco más, manías.


Mézclalo todo bien con un pellizquito de sal y el zumo de medio limón, aunque puedes echarle más si te gusta cargadito. Aparte de darle sabor, ayudará a que las hortalizas no se oxiden mientras el cuscús se enfría.

Cuando ya está tibio, mézclalo todo bien; si ves que no está lo suficientemente fresco, deja en la nevera un ratín.

Conviene comerlo en el día para que la hierbabuena no se ponga feoncha, y si lo tomas con un té verde fresquito, totalwin.


1 comentario :

  1. Hola! pues me has despertado las ganas del taboule, y más al ver la menta refrescando el tema, y por qué será que casi nunca he comido cuscús yo? el cuenquito muy bonito ;)

    ResponderEliminar