lunes, 25 de mayo de 2015

Muerte por emboscada Ewok (brownie de mantequilla de cacahuete y salsa de panela)

No sería una buena friki si no celebrase el Día del Orgullo Friki como los dioses de Kobol mandan.



Y vuelvo a hacerlo en un 25 de Mayo como este con mi saga favorita, la de Star Wars.

La parte de los ewoks no sé por qué, pero me encanta.
Son esos ositos amigables y pacíficos que viven en los bosques de una de las lunas de Endor, siendo adorables y acariciosos... hasta que les tocas las narices, cuando entonces sacan los palos afilados y ayudan a destruir la segunda Estrella de la Muerte en El Retorno del Jedi.



Este brownie es como los ewoks, parece tierno... pero luego es un mal bicho. Está tremendo de bueno, aunque en el fondo no es nada inocente.

No te engañes, amiguito, la ración que ves en la foto es una bestialidad para una persona (a menos que sea Jabba el Hutt). Llena y mucho, no deja de ser un caprichazo, así que come con responsabilidad. Hazlo para alguna ocasión en la que tengas muchos invitados en casa y les harás felices, pero si se lo zampan entre dos o tres te aseguro que terminaréis saturados. Sólo imagina comer un Snickers a cucharadas.



Receta para un molde cuadrado de 20 cm:
- 200g de chocolate negro para fundir
- 2 huevos
- 200g de azúcar
- 100g de harina
- 250g de mantequilla
- 100g de mantequilla de cacahuete (puede ser clásica o con trocitos de cacahuete)
- 50g de panela
- 2 cucharadas de leche
- Una pizca de sal

Precalienta el horno a 200ºC.

Funde al baño María el chocolate con 200g de mantequilla y reserva para que enfríe.
Por otro lado, bate el azúcar con los huevos hasta que la mezcla esté blanquecina. Mezcla con el chocolate, con movimientos envolventes, y por último añade la harina, previamente tamizada.

Como el brownie resultante es muy blandito, si lo vas a desmoldar entero te recomiendo que forres el molde con papel de horno. Vierte la mezcla después, repartiendo por toda la superficie de la base. 

Ahora, con la mantequilla de cacahuete, ayúdate con unas cucharas para hacer una especie de bolitas y colócalas uniformemente en la superficie de la masa. Fúndelas con ella, lo justo para que dejen de verse; así, cuando se cueza, quedarán corazones de mantequilla de cacahuete.





Hornea a altura media unos 15-20 minutos a 180ºC, no te asustes si al pincharlo no está completamente limpio el palillo. Deja que se enfríe en el molde para que gane cuerpo y sea más manejable al desmoldarlo.

Mientras se hornea, funde en un cazo a fuego lento la mantequilla restante con la panela en trocitos, hasta que se disuelva, lleva a ebullición suavemente e incorpora la leche y un pellizco de sal. Esto realzará la salsa (no olvidemos que la sal es un potenciador del sabor). Deja cociendo un par de minutos, al enfriar espesará un poco.

Cuando sirvas el brownie, rocía con la salsa de caramelo. Le podrías añadir una bola de helado de vainilla para mayor gochismo.

Meltdown!

2 comentarios :

  1. Para volverse loco... del brownie al cielo

    ResponderEliminar
  2. hola!! ay eso de la panela no lo tengo yo, que envidia, habrá que ir a comprarlo y ponerse las pilas, un beset!

    ResponderEliminar