viernes, 27 de marzo de 2015

Garbanzos con sepia

Reconozco que prefiero el frío al calor.

O al menos el frío de quedarse en casa a lo pelimanta y calentarse las manos con un té a ese calor insoportable que se pega, y por más que te tires a la cama como una estrella de mar no hay manera de encontrar el fresquito. No sé, como que es más fácil sobrellevarlo.

Una de las mejores maneras de aguantar el mal tiempo es, cómo no, un guisote. Y ahora que se acerca la Semana Santa y que sabes que hará malo, hay que adaptarlo a las circunstancias, porque aunque eso de la cuaresma no se estile, hay querencia... Y a mí ahora me apetece bacalao y guisotes de pescadito.

Así que aquí está, sin ser un potaje ni pretenderlo, mi guiso de garbanzos con sepia para uso y disfrute del personal.


Esta receta también está pensada para Chiara, una fiorentina que se lanza al mundo de la cocina y para más inri, sin colesterol, que la pobre ahora está penando por unos análisis que le quitan todo lo rico de la vida.
Bueno, todo no... Estos garbanzos tienen saborazo porque la sepia de por sí, si la salteas bien al principio, tendrá mucho que decir en el caldillo que se crea durante la cocción del garbanzo; además al hacerlo en olla exprés, aparte de ahorrar tiempo también se concentran sabores. Y qué decir si en lugar de agua usas caldo de pescado...

La sepia es uno de mis cefalópodos favoritos: como toda su familia, tiene una carne tersa y deliciosamente mordisqueable, y apenas tiene grasa en comparación con otras carnes. Además, una gran proporción de su composición es agua. Admite mil preparaciones: con pasta o arroz (no te olvides de su tinta para ello), como aperitivo a la plancha, en unas patatas,...

¿Que no te apetece cerrar la época de cuchara? pues aquí te dejo con los ingredientes para dos personas:
- 100g de garbanzos secos
- 1 pimiento verde de los de freír
- 1/2 cebolla
- 1 diente de ajo
- 150g de sepia o choquitos
- 1 hoja de laurel
- 1 cucharadita de perejil picado
- 100ml de vino blanco
- Unas hebras de azafrán
- Agua caliente o caldo de pescado (unos 400ml)
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- Sal y pimienta

La noche de antes, remoja los garbanzos en agua tibia abundante, con un poco de sal y de bicarbonato para que se ablanden.

En la olla exprés, sofríe la cebolla, el ajo, perejil y pimiento verde bien picados con el aceite indicado.
Añade la sepia en trozos o los choquitos, bien limpios de tripas y pico, y cuece a fuego vivo hasta que empiecen a tomar color.

Incorpora el azafrán, el vino y el laurel y deja que el vino se evapore. A mí particularmente me gusta desleír el azafrán en el vino antes...

A continuación, incorpora los garbanzos ya escurridos y cubre con agua caliente, o caldo de pescado si tuvieras. Salpimenta si es necesario y tapa la olla exprés.

Si la pones en la posición ultrarrápida, tendrás en 45 minutos los garbanzos cocidos, acordándote de bajar la temperatura de tu fuente de calor una vez se levanta la pesa.

Despresuriza la olla con cuidado y si ves que ha quedado muy caldoso, reduce a tu gusto.

2 comentarios :

  1. Guisotazo riquísimo!! Es un plato que siempre apetece.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. María que guiso más apetitoso, yo soy más de calor (primaveral) vamos a llamarlo así, no aguanto el frío , frío (soy demasiado friolera) y el calor de agosto, este que se pega al cuerpo me deja aplatanada y de mala leche jaja jajaja así que ... ya ves, soy un bicho raro jaja jajaja

    En verano soy incapaz de comer guisos, así que dejo aparcada la cuchara hasta el otoño, por eso hay que aprovechar estos días que aún no llegó el calor para darle salida a platos como este tuyo

    Besotes

    ResponderEliminar