jueves, 12 de febrero de 2015

Arroz caldoso de pueblu para el #jueveslardero2015

Ojocuidao: estamos de sorteo en el blog hasta el 21 de Febrero.


Ais, qué bonito es febrero... Con sus pancetas, sus chacinas ahumadas, frescas o curadas, y sus hornazos. Por supuesto, me estoy refiriendo al jueves lardero, esa tradición de jueves de Carnaval que hoy celebro en el blog y que el año pasado abracé pese a ser más urbanita que las aceras.

Habrá quien celebre San Valentín, por supuesto. Incluso habrá quien, como yo, disfrute más de un plato como el que te traigo que de un ramo de flores; sobre todo porque las segundas no siempre se pueden comer. Qué se le va a hacer, soy una persona simple que con la barriga llena de buena comida se me gana rápido; eso no significa que no disfrute con alimentos más delicados o con otros detalles, pero este es el camino fácil.


Además, gracias a la multiculturalidad, a la sociedad global en la que vivimos y a que yo celebro lo que me sale del pepe al respeto a otras maneras de entender San Valentín también conocí la iniciativa de Biscayenne, con el movimiento de San Pancetín, no muy alejado del jueves lardero que le ronda al catorce de febrero.

Sirva esta receta para rendir homenaje a su idea, al jueves lardero, y a San Valentín si eres de los ganas a tus conquistas a través del estómago. Y créeme, si te parece romántico el plan de peli-y-manta, este arroz es el camino.

Hace unos años, en mi primera visita a Asturias, me puse malísima pero bien. Y no veas la rabia que da cuando tus expectativas viajeras se centran en los platos locales y tal. En la subida a Covadonga me cogí un mareo de esos de caldito y da gracias que se quede en su sitio, sin embargo aquí el amigo Álex se enchufó un arroz caldoso "de pueblu" en el Hotel Pelayo mientras caía la del pulpo.

No te exagero con filtros de Instagram ni de Photoshop pero el caldo ERA ROJO por todo el pimentón que llevaba.

Ese recuerdo ha venido convenientemente a mi cabeza para celebrar el jueves lardero con un símil, y que los leídos y escribidos del arroz que me siguen me perdonen si cometo alguna incoherencia.

Para rendirle culto como los dioses de Kobol mandan, hice uso de un paquete de compango, bien ahumado y contundente. Podrías hacerlo con chorizo, morcilla y panceta normal, pero le va a faltar mojo.


Receta para dos personas:
- 100g de arroz redondo
- El compango, esto es: 50g de panceta ahumada, 50g de chorizo ahumado, 50g de morcilla ahumada
- 500ml de agua o caldo (esto es lo que usé yo y ni sal me hizo falta)
- 1 diente de ajo
- 125ml de sidra natural (a ser posible)
- 1 hoja de laurel
- 2 cucharadas de aceite de oliva suave

En una olla amplia y bajita calienta el aceite y fríe la panceta en trozos hasta que quede bien tostada, sin quemarse, junto con el diente de ajo hecho láminas. Cuando esté lista, incorpora el chorizo pelado y picado no muy fino, deja que se cocine y suelte el pimentón, pero que no se tueste. Por último, añade la morcilla de igual forma, pero dale menos tiempo de cocción para que no se deshaga demasiado.

Incorpora la sidra y deja que evapore todo lo posible; a continuación añade el arroz y remueve para que se impregne de todo lo que el compango y la sidra han dejado en la olla. Cuando apenas veas el "alma blanca" del arroz, puedes incorporar el caldo o el agua (en este caso, es posible que tengas que ajustar de sal) y la hoja de laurel.

Deja cocer al chupchup sin remover hasta que el arroz esté en su punto, unos 20 minutos. El arroz tiene que quedar caldoso, pero no es una sopa.

Sirve acompañado de sidra, que hay que ayudar a pasarlo.

1 comentario :

  1. Pedazoo de arroz!! Qué color! Con este arroz, sin duda, peli-y-manta. Gustazo!
    Un beso

    ResponderEliminar