miércoles, 30 de octubre de 2013

Carrot cake (en mi casa se juega así)

Que conste que no tenía mucha intención de escribir esta entrada, pero ya que Bea "Vet-T61" me pidió la receta, me parece bien compartirla también contigo.

Podría volver a hacerla y esta vez hacerle fotos con la reflex en lugar de hacerlas con el móvil, pero iba a tardar muuuucho en colgar esta entrada, y ya me sabe mal hacer esperar a Bea. Así que esta vez, de fotos chulas, nada. Digamos que es un "trabajo de campo" xD.

Te cuento.

Recetas de carrot cake vas a encontrar tantas como cocinillas hay, ya que hay gente que usa nueces, pasas, con cobertura de queso crema o sin ella,... Yo he probado dos distintas y no me han decepcionado, así que tampoco te quiero convencer de que mi receta sea la buena. Es sólo cuestión de preferencias, a mí me gusta comer una buena tarta con su frosting, pero no es para todos los días... Siendo dos en casa para comerse ese mostrenco, casi prefiero limitarlo a un bizcocho jugoso pero que no resulte pesado ni empalagoso (por eso esta vez pasé de añadirle pasas o nueces, pero es posible que a la próxima se lo ponga si me da la vena).
Es una receta que me gusta mucho porque es genial para desayunar o merendar, y cargado de vitaminas antioxidantes. La vitamina C se pierde un poco porque no aguanta las altas temperaturas, pero las vitaminas A y E de la zanahoria se mantienen bastante bien; además, la zanahoria actúa en la masa como edulcorante, por lo que verás que comparando con otras masas de bizcocho hay menos proporción de azúcar en el total de la masa. El azúcar que añado es morena, algo más sana que el azúcar blanca por aportar minerales que se pierden en el refinado; además de ceder ese sabor a tostado tan rico.
También hay menos harina, y eso es porque la naranja y la zanahoria participan de la estructura del bizcocho, aportando además jugosidad que perdura varios días (si es que llega a durarte "varios días").

Ah, usé la Thermomix... sí, sin remordimientos lo digo. Igual que no me gusta que la gente la use para absolutamente TODO, tampoco me gusta que la gente la demonice; yo la he usado porque la naranja y las zanahorias las he triturado enteras y añadido a la masa, y contar con esas cuchillas para poderlo hacer es una ventaja, pero para mezclar el resto de ingredientes no resulta imprescindible, así que también te lo voy a contar como si no la hubiera usado.

Vamos allá!

Para un molde redondo de unos 22 cm de diámetro (yo usé el molde cuadrado del Ikea) necesitarás:
- 3 claras de huevo
- 1 naranja
- 2 zanahorias
- 200g de azúcar morena
- 200g de harina
- 25g de mantequilla a temperatura ambiente (puedes sustituirla por aceite de oliva suave, o de girasol)
- 1 cucharadita de levadura química
- media cucharadita de bicarbonato
- 1 cucharadita de jengibre en polvo
- 1 cucharadita de canela en polvo
- media cucharadita de nuez moscada


Precalienta el horno a 180ºC, con las placas de arriba y abajo.


<< Sin Thermomix >>

Pela y ralla las zanahorias y reserva en un cuenco. Lava la naranja, pues también queremos su piel, trocéala y quítale los pipos para poderla triturar en una batidora. Si no, puedes exprimir el zumo y rallar la piel, pero te pierdes la fibra de la pulpa así. El resultado irá al mismo cuenco donde tienes la zanahoria.

Bate las claras con el azúcar hasta que adquieran una consistencia espumosa e incorpora la mantequilla, intentando que no se baje mucho la mezcla.

Mezcla todas las especias, los impulsores y la harina en un bol y tamiza sobre el recipiente donde tengas las claras, mezclando poco a poco con movimientos envolventes. Termina añadiendo a esta mezcla la zanahoria y naranja con el mismo procedimiento.


<< Con Thermomix >>

Pela y trocea las zanahorias, y trocea la naranja, despepitando si hace falta. Junto con el azúcar, tritura a potencia 8-9 durante 15 segundos, hasta que veas que queda una textura homogénea.

Añade las claras y la mantequilla y trabaja a velocidad 6 durante 20 segundos aproximadamente, tienes que ver que las claras hacen espuma, pero no se te van a montar, claro. 

Mezcla en un bol los impulsores, las especias y la harina y tamiza la mezcla sobre la jarra de la Thermomix. Tapa y trabaja a velocidad 2-3 hasta que veas que prácticamente toda la harina se ha integrado. Tampoco hace falta mucho, el resto lo puedes rematar con la lengua (la de silicona, que te veo venir...)



Mi molde al tener teflón no tuve que engrasarlo, pero es un bizcocho que no se pega mucho, por lo que no creo que te dé problemas en cualquier otro molde. Reparte la masa y hornea a media altura hasta que al pinchar con un palillo en el medio sale limpio (como una media hora, más o menos).

Si quieres desmoldar, espera a que enfríe. Si quieres atacarlo ya, esto último no es necesario :P


10 comentarios :

  1. Hola preciosa!!!!..así me gusta, a veces por querer hacer todo perfecto dejamos de poner recetas estupendas y eso no es así...hasta donde es importante que todo sea bellísimo?????..prefiero una buena receta y buen trabajo de campo que foto preciosa sin substancia :)
    yo tb adoro la carrot cake con y sin frosting...sin el la mayoría de las veces, porque te quitas mucho azúcar y grasas de encima :)
    Y bueno..no tengo TX y la verdad no la necesito...pero vamos de ahí a demonizarla..pues tampoco eh!!!! ;)
    feliz casi fin de semana largo mi linda niña!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario! Cuántas veces habré comido frío por hacer la foto más chula... xD

      Yo tampoco es que la necesitase, pero mi madre no usaba la suya y me la regaló... y vaya si me está cundiendo el regalo!

      Un besín, pasa buen puente!

      Eliminar
    2. El olor nos esta llegando ya.¿Que te parece? Huele que alimenta; mejor sabrá. Qué aproveche.

      Eliminar
    3. Muchas gracias! Anímate a probarla, seguro que no te arrepientes :D

      Eliminar
  2. rico rico! lo tengo pendiente para (intentar) probar, jeje, yo no tengo tx, asi que lo hare de la otra manera, que me ha gustado mucho, ya tengo deberes, ale
    un besito
    Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás cómo está tremenda. Y es genial para dar zanahoria escondida a los críos!

      Eliminar
  3. Gensantísima María... he perdido la cuenta de los que he hecho en estas dos semanas...como soy un poco oso, he buscado receta de frosting con queso philadelphia y chocolate blanco... la gente pone los ojos en blanco!! jajajajaja de nuevo mil gracias por estos momentazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, me encanta que te pases y que me comentes (eso ya me remata!). Lo bueno es que como el bizcocho en sí no lleva mucha grasa, luego te puedes dar ese capricho del frosting.
      Ah, me encanta que seas un oso, la verdad es que con tus comentarios te vuelves más achuchable si cabe!

      Un besín!

      Eliminar
    2. jajaja... pues en mi conversión de homínido a oso tú jugaste un papel decisivo ¿recuerdas aquella super cookie/discóvolo hace ya algunos años? Pues desde entonces he comprado mantequilla en cantidades industriales, y a veces el horno cuando me ve, tiembla... Un besazoooo!!

      Eliminar
    3. Es verdad, en la otra casa de Nuria. ¿Qué pasó con esa foto? nunca la volví a ver...
      Álex dice que eres un poco Oso Maleni :P Me ha encantado la definición, delantal floreado con ribetes ya!

      Eliminar