domingo, 22 de septiembre de 2013

Crema de champiñones gratinada con virutas serranas

Tras las croquetas sorpresa, pensé que necesitaba un plato algo más contundente... no; más "primer plato". Además, una receta donde ahora fuera el champiñón quien llevase la voz cantante; y es que con esto del reto me he dado cuenta que aunque los ingredientes sean los mismos, la proporción hace mucho a la hora de hacer platos diferentes.


He de confesarte que esta fue la primera idea que tuve cuando surgió todo esto, más que nada porque es algo más serio que las otras dos recetas, más cotidiano. También, pensando en las personas que me sugirieron los ingredientes, este es un plato muy tuneable: no lleva gluten y para los vegetarianos las virutas de jamón crujiente pueden sustituirse por cebolla frita crujiente del Ikea, así el juego de texturas sigue siendo el mismo y con mogollón de sabor. Vale, que no es lo que habíamos acordado, pero doy la alternativa y me quedo tan contenta.


Ingredientes para 2 personas:
- 300 g de champiñones frescos, picados
- 1 cebolla pequeña, también picada
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 3 o 4 lonchas de jamón serrano, cuanto más finas, mejor
- 150 ml de agua
- 150 ml de leche
- Una loncha fina de un medallón de Provolone (o mejor, saca cuatro de un cuarto para facilitar el corte), o provolone rallado si no quieres complicarte
- Sal y pimienta 


Primero, prefiero explicarte lo del queso: poner un medallón entero de provolone sobre cada servicio es una brutalidad, así que había que sacar una loncha más fina. El problema es que como es un disco sin mucha consistencia es fácil que no te quede una loncha perfecta o peor, que te cortes. Por eso, si haces un cuarto con el medallón ya tienes una base sobre la que apoyarlo y es menos cantidad a cortar, por lo que el corte sale mejor.

Mientras se va preparando la crema, hay que hacer los crujientes de jamón serrano al horno. Es una tontería, pero conviene vigilarlo cada cierto rato para que no se quemen y queden crujientes en toda su superficie.

Coloca las lonchas de jamón sobre papel de cocina, que a su vez va sobre la rejilla del horno, a 150ºC con el gratinador. Así se tarda menos que con la bandeja, pero también es más fácil que se te vaya de las manos.


Como ves, el papel de cocina también se retuesta un poco, pero es fundamental para que vaya chupando toda la grasa que el jamón suelta por el calor; cuida que no se queme y no pasará nada, aunque conviene que pongas la campana extractora porque el proceso va a dar un olor importante a torrezno en tu cocina.

Cuanto más fino es el jamón, más rápido se hará, y más crujiente quedará, como si fuera de cristal. Ahora que venden lonchas extrafinas no te resultará un problema. 
Comprueba cada cierto tiempo que las lonchas se secan de forma uniforme, sin que queden zonas blanditas por el medio. Están listas si se mantienen firmes y al tocar con la uña notas resistencia.



En el aceite indicado, sofríe la cebolla en una cacerola, a fuego lento hasta que quede color caramelo, sin quemarse, eso sí. Incorpora el champiñón y sofríe hasta que empiece a tomar color. Una vez ocurra esto, incorpora el agua y la leche y tapa para que hierva unos 10 minutos a fuego lento.

Cuando haya trascurrido el tiempo de cocción, tritura y ajusta de sal y pimienta al gusto: recuerda que el jamón crujiente tendrá más concentración de sal que antes de meterlo al horno, por lo que no conviene que dejes la crema muy sabrosa. Cuélala si ves que no queda fina, y sirve en unos cuencos que resistan bien al horno o al grill.

Coloca las láminas de queso enfrentadas por el pico, como si fuera una pajarita, y gratina en el horno o grill hasta que el queso funda y coja colorcito. La opción de espolvorear el queso rayado es más que válida.

Por último, rompe la mitad de una loncha de jamón sobre la superficie de cada cuenco y pincha la otra mitad en la crema, que queda muy vistoso. Ahora te preguntarás por qué en los ingredientes pongo más lonchas de las que se usan, y es porque no puedo evitar comerme alguna mientras cocino, jejeje.

Genial el detalle del tenedor para comer una crema, eh...

No hay comentarios :

Publicar un comentario