domingo, 5 de mayo de 2013

Calzone de chocolate y fruta

La excusa de que como lleva frutita es muy sana ya la tenemos muy sobada, así que, para qué disimular.

Me ha dado por hacer ingentes cantidades de masa de pizza y después congelarla en porciones, aunque lleva más tiempo de preparación que una pizza precocinada merece la pena. Y ayer se lo sugerí a Nur, Ruth y Elen; igual no daba para ponernos tifas, pero con una ensalada podíamos hacer el apaño. 

Claro, que está muy bien lo de llevar la masa cuando hay dos personas que no pueden tomar queso, así ellas se lo podían apañar a su gusto... pero al final quedó una ensalada importante, así que recurrimos a una receta tuneada de una pizzería de la Calle Cervantes (El sitio se llama Mascalzone, merece la pena si no lo conocéis). Me sé de unos que sólo fueron al sitio de marras para pedir un par de calzones de chocolate, ante la mirada atónita de la camarera. "¿Algo más?", decía ella; y sí, pidieron agua para acompañar.

Noche de chicas sin chocolate, no es noche de chicas.

Si no te animas a hacer la masa de pizza, cómprala tranquilamente, pero que sea masa fresca de las blanditas, ¡las precocinadas no nos valen!

La fruta, la que quieras: nosotras pusimos piña al natural y fresas, pero la "receta original" lleva pera y le va muy bien. En cuanto al chocolate, puedes echar un buen pegote de Nutella (probado y aprobado) o chocolate para postres rallado. También lleva canela, y desde ayer a partir de ahora llevará clavo; usamos una tableta de cacao de origen peruano que se funde en leche para hacer chocolate a la taza, y en su composición estas especias. Qué rico...

Para la masa necesitarás (receta de La Cuchara de Plata):
- 250 g de harina de fuerza
- 3/4 de cucharadita de sal
- 10 g de levadura fresca o 1 cucharadita y media de levadura seca (no es tipo Royal, es levadura de panadería liofilizada)
- 120 ml de agua tibia (yo termino usando como 150 ml, porque es lo que me pide la harina)
- Una cucharada de aceite de oliva

Tamiza la harina con la sal en un cuenco y haz un hueco en el centro para deshacer la levadura; añade el agua poco a poco mientras que la mezclas con la levadura y la harina hasta que quede una pasta homogénea. 
Incorpora el aceite y amasa como 10 minutos a mano o hasta conseguir una masa suave y elástica (hay que meterle caña, así que prepara la mesa y desahógate con ella). Si tienes robot para amasar, con 5 minutos será suficiente.
Dale forma de bola y pásala a un bol limpio y ligeramente engrasado con aceite de oliva, tapa con un paño y deja que crezca en un lugar templado y alejado de corrientes. En una hora, o cuando la masa haya doblado su volumen, aplástala para eliminar el gas y aplánala con un rodillo hasta darle forma de disco con medio centímetro de grosor.

Para el relleno (la fruta es al gusto: puedes usar plátano, manzana, pera,...):
- 4 o 6 fresas, lavadas y troceadas
- 3 o 4 rodajas de piña 
- 150 g de chocolate para postres rallado
- Canela y clavo molidos al gusto
- Azúcar (opcional)

Esto es como hacer una empanadilla gigante: pon la fruta en una mitad de la masa, dejando un borde de un dedo de ancho. Incorpora el chocolate rallado (con azúcar si lo ves imprescindible, nosotras no la echamos de menos) y las especias al gusto.
Cierra la calzone con la otra mitad de la masa y sella los bordes.

Se hornea en 10 minutos a 200ºC, con calor arriba y abajo. En bandeja con papel de horno y que no sea de rejilla, que la masa es blandita y hasta que quede dorada y crujiente puede colarse por los huecos. 

Y ya está, sólo queda decorarla con sirope de chocolate o azúcar glas y procurar no quemarse la lengua con el chocolate derretido :P


Homer manchado de chocolate, creo que no había sido tan feliz hasta ayer.

No hay comentarios :

Publicar un comentario