sábado, 16 de marzo de 2013

Noodles con gambas y espinacas

Qué ganas tenía de que llegase el sábado. Para hacer recetas con levadura fresca es importante no meterle prisas, por lo que necesitaba que la masa fuera a su bola (nunca mejor dicho) si quería un buen resultado; total, que me he ido a la compra mientras que cobraba vida y cuando he vuelto, estaba bien hinchada; acercaba el oído y sonaba a burbujitas. A veces me puede la impaciencia y así pasa, que me quedan mazacotes porque no dejo que la masa crezca; pero hoy he triunfado con una receta de bollos especiados anglosajones, los hot cross buns. No me han quedado tan dorados ni tan bonitos como en la receta, pero la miga tiene ojitos, y eso me pone contenta. En la receta ponía que hiciera 20 partes (creo que voy a crear la plataforma para las porciones en potencias de 2, anda que no simplificaría las cosas) y me han quedado del tamaño de tres bocados. Después de comer, me he zampado dos, y en la merienda fijo que cae otro ^^


Te voy a contar un secreto. Una trampa. La comida la hice ayer y la he recalentado.
Cosas del directo, ya que cocino de tupper para uno, cocino para dos y me lo como al día siguiente; sería doble esfuerzo guisar una comida diferente, ¿no? Menos mal que (normalmente) lo que cocino aguanta bien el recalentado, que si no...

¿Qué se puede cocinar con la nevera vacía en menos de 30 minutos? Pues unos noodles, ya que a los 4-5 minutos que tardan en hacerse sólo le tienes que añadir lo que te quieras complicar con el acompañamiento. En este caso, recurrí al congelador, a base de gambas y espinacas congeladas; todo eso rehogado con una cebolla, ya está. Verás que no le añado sal, y eso es porque entre la pastilla de caldo y la salsa de soja aporta toda la que hace falta.

Te cuento cuáles son los ingredientes para dos personas:
- Una cebolla pequeña.
- 150 g de gambas congeladas.
- 100 g de espinacas congeladas, de las que vienen en hojas sueltas.
- 1 cayena.
- 1 pastilla de caldo de pescado.
- Salsa de soja al gusto.
- Fideos instantáneos, como los que utilicé otro día, 80 g.
- Aceite y agua hirviendo


En dos cucharadas de aceite, sofríe la cebolla a fuego medio-fuerte, que se quede crujiente por dentro y con color. Incorpora la cayena y posteriormente, las gambas y las espinacas, y con el fuego todavía fuerte, rehoga removiendo constantemente, para que el agua de la congelación se evapore rápido y no cueza los ingredientes. No te olvides de quitar la cayena si no quieres que esté muy fuerte.
Cuando las gambas estén cogiendo color, haz hueco para la placa de fideos instantáneos, desmenuza por encima la pastilla de caldo y añade agua hirviendo hasta que cubra los fideos. Remueve para terminar de diluir el caldo y aparta del fuego 5 minutos, hasta que los fideos estén hechos. Añade una o dos cucharadas de salsa de soja y, si te ha quedado muy caldoso, deja que reduzca un par de minutos a fuego medio.

2 comentarios :

  1. pero dónde están esos hot cross buns??? No nos puedes hacer esto, no puedes hablar de lo riquisimos que estaban y no enseñarnoslo. Y eso que ya con la foto he venido enamorada de este plato de pasta, que son de los que me encantan!!!

    Salu2. Paula

    ResponderEliminar
  2. Esos están ya perdidos en la barriga! Los saqué de una receta de Directo al Paladar, me parecía un poco tontuno calcarle la receta tal cual para hacer una entrada, así que colgué las fotos en la página que me hice en Facebook, por si los quieres ver. No me quedaron especialmente doraditos, pero siendo tan pequeños me daba miedo de que se hicieran demasiado.

    Oye, pues me alegro que te guste este plato, ya ves que es bien fácil y se hace con cuatro cosas.

    Un saludo!

    ResponderEliminar